N. Sra del Carmen

Segunda Fundación de la Santa
450 años de vida en Medina del Campo
 
“Procuren ir comenzando siempre…” El próximo 15 de agosto en el convento de las Carmelitas Descalzas de Medina del Campo, con motivo de los 450 años de su fundación, a las 20:00 horas, se celebrará una eucaristía en acción de gracias que será presidida por el Excmo. Sr. Cardenal D. Ricardo Blázquez. Y más tarde a las 21:00 horas tendrá lugar un concierto de música a cargo de la Escolanía de San Lorenzo de El Escorial.
 
Medina del Campo fue el lugar elegido para la segunda fundación teresiana. Supuso el inicio de una expansión que llevaría a la santa a abrir un total de diecisiete conventos por la geografía española. Este año 2017 se cumplen 450 años de la fundación del monasterio de San José de Medina, que tuvo lugar el 15 de agosto de 1567.
 
Medina del Campo era uno de los cruces de caminos más importantes en España, allí se juntaban los procedentes de Burgos, Toledo y Portugal. La Villa de las ferias era un lugar próspero, populoso, asiento de banqueros y mercaderes. Y en Medina pensó la madre Teresa para su segundo “palomarcito”. Buscaba como asiento de sus conventos lugares ricos, con capacidad de dar limosna y en donde evitar fundadores exigentes y quisquillosos. Medina se encontraba “no muy distante de Ávila”, dos días de camino.
 
Para llevar a cabo la fundación, buscó la ayuda y el apoyo de “los padres de la Compañía”, que estaban establecidos en Medina del Campo. Envía a su fiel capellán Julián de Avila con carta para el P. Baltasar Álvarez, su confesor años antes en Avila, y en ese momento rector de los jesuitas, pidiéndole intercediese ante el abad para conseguir licencia para fundar un convento de monjas sin renta. La madre Teresa nos confirma que “él y los demás dijeron que harían lo que pudiesen en el caso, y así hicieron mucho para recaudar la licencia de los del pueblo y del prelado”. No obstante, Julián de Ávila tuvo que gestionar en Medina la concesión de licencia para fundar en la villa. Sus gestiones consiguieron que el provisor del obispado, Andrés Agudo, firmase, el 29 de julio, la licencia para fundar. Fue el gremio de mercaderes el que aceptó la fundación. Tanto Simón Ruiz, mercader, vecino y regidor de la villa, como Diego de León testificaron a favor de la fundación de las Carmelitas, afirmando que es “cosa muy santa y buena que en esta villa de Medina del Campo hubiese un monasterio de monjas de la orden de Nuestra Señora del Carmen”, las cuales “harían mucho provecho” por “su doctrina y buen vivir”.