Historia de la Federación San José Castilla – Burgos

PRELIMINARES
La publicación en 1950 de la “Sponsa Christi” por Pío XII, puso en alerta a las Comunidades contemplativas, pues era la primera vez que la Iglesia presentaba las Federaciones como medio de ayuda mutua entre los diversos monasterios.
Tuvieron que pasar más de 20 años hasta que el P. General Finiano Monahan, reuniera de nuevo a todos los monasterios de España, con vistas a elaborar las Constituciones renovadas, como pedía el Concilio Vaticano II. Aprovechando esta visita del P. General, varias Prioras de las reunidas en Ávila le expusieron los deseos de poder formar una Asociación en Castilla, cumpliendo las directrices de la Santa Sede, y él nos indicó los pasos que teníamos que dar.
Asesoradas por el P. Segundo Fernández, Provincial entonces, se pidió el parecer de las Comunidades para iniciar el proceso de crear la Asociación y con el voto afirmativo de 10 Comunidades se cursó a la Santa Sede la petición formal de estas Comunidades y un borrador de Estatutos elaborados por el P. Segundo, verdadero artífice y promotor de este movimiento, que no pocos disgustos y malentendidos le valieron, por lo que siempre le estaremos agradecidas.
Al fin el 24 de Noviembre de 1978 el P. José Vicente, escribió a las Comunidades comunicando que la Santa Sede ve con buenos ojos la Asociación “San José” de Castilla la Vieja, si bien exige varios trámites que es necesario cumplimentar, entre ellos algunas modificaciones en los Estatutos enviados.

NACIMIENTO
El día 11 de Julio de 1979, se firmó en Roma el Decreto de erección y constitución de nuestra Asociación, es decir que ese día nació oficialmente nuestra querida Asociación, que fue tomando cuerpo poco a poco. La formaban los monasterios de: Toledo, Madrid, Ledesma, Medina, Toro, Cabrerizos, Tordesillas, Loeches, Yepes y Orense, (según el orden del Decreto).
Tras varias consultas y votaciones de todas las Hermanas, por escrito y en sobres cerrados, se reunió el P. Provincial José Vicente Rodríguez, con el P. José M” Escapa como secretario, en Medina del Campo y la Priora y Consejeras de la Comunidad para escrutar los votos y formar el primer Consejo de la Asociación, saliendo elegidas: Presidenta M. Mª Luisa de Aranaz; Consejeras: la Teresa de Jesús María de Tordesillas; , 2a Teresita de Medina; 3ª Carmen de Ledesma y 4a Mª del Carmen de Toro. Fue el primer Consejo de la Federación. Era el 12 de Octubre de 1979.
Desde el primer momento, el objetivo primordial fue la formación de las monjas, así como las reuniones anuales del Consejo, comenzando en el primer trienio por el estudio del material que recibíamos del Centro de la Orden.
En 1982 nace el Boletín “Compartiendo”, vehículo de comunicación entre los Monasterios.
Los primeros balbuceos fueron difíciles, pues se partía de cero y había que abrir caminos en todos los frentes. Gracias al apoyo incondicional del P. Segundo y a la inteligencia práctica de M. M” Luisa, secundada por el Consejo, echó a andar la Asociación con paso firme, bajo la tutela de San José.

CRECIMIENTO
El otoño de 1982 marcó nuevo rumbo a la andadura de la Asociación. Nueva Presidenta M. Mª Nieves con el mismo Consejo. En este trienio empieza la expansión con la adhesión de tres Comunidades: Zamora, Villagarcia y Peñaranda, en 1983. Se constata la necesidad de mantener más contacto personal con las Comunidades y así se establece la costumbre de visitar el Consejo cada año las que estén más cercanas al monasterio donde se reúne y dedicar una tarde a dialogar con las Hermanas. Por petición expresa de dos comunidades, la primera Consejera convive durante un mes con cada una de ellas.
El número de Hermanas y de formandas de aquel momento permite a la Asociación responder a la petición del gobierno provincial de enviar tres Hermanas a la Comunidad de La Habana (Cuba), que parten de la Comunidad de Toro en agosto de 1983, a las que se añadieron luego otras Hermanas de Madrid y Orense.
Villagarcia de Campos fue la Comunidad elegida para el último Consejo de este trienio y escrutar los votos para el relevo del mismo. En esta reunión se determinó crear el archivo de la Asociación en Medina del Campo, con M. Teresita como archivera.
El cambio de consejeras, quedando la misma presidenta y el mismo asesor propició que otras comunidades se implicaran más en la marcha de la Asociación; Toledo con M. Mª Rosa; Salamanca con M. Rosario; Zamora con M. Isabel y Toro con Mª Juana.
El haber determinado tras consulta a las Comunidades para la renovación de los Estatutos que los cargos de los Consejos duraran un cuatrienio en lugar del trienio, dio lugar a que el estirón de la adolescencia en nuestra Asociación fuera llamativo, tanto que se pudo afrontar la fundación de un nuevo Carmelo en la República Dominicana, con M. Mª Nieves al frente y Hermanas de Madrid, Salamanca y Toro. Se pudo ayudar a la Comunidad de Toledo con dos Hermanas de Tordesillas y Toro; esta última Comunidad también cedió temporalmente otras dos Hermanas a la de Ledesma.
En este cuatrienio se celebró el primer cursillo de formación, en julio 1989, dirigido a prioras y formadoras y presidido por el P. General Felipe Sainz de Baranda, que nos animó a establecer la Asamblea, sin la cual no podía entenderse una Asociación, punto que quedó como asignatura pendiente para el nuevo Consejo.
La formación en este periodo estuvo centrada en las asignaturas del Instituto de Espiritualidad de la Plaza de España, de Madrid. En la promoción vocacional hay que destacar el montaje de audiovisuales, preparado por el P. Javier de Lucas OCD, a petición del Consejo, este montaje recorrió todas las comunidades para este fin.
La petición de la Comunidad de Valladolid para ingresar en la Asociación, en el año 1989, cerró este periodo de crecimiento.

CUATRIENIO 1989 – 1993
Renovado el Consejo, con el mismo P. Asesor, en Octubre de 1989, se abre un nuevo periodo de constante crecimiento en el que se ponen las bases para establecer la Asamblea, una de las primeras preocupaciones de la presidenta, Teresa de Jesús María, en ese tiempo en Toledo, y Consejeras: M” Lourdes de Villagarcia, Consuelo de Tordesillas, Teresita de Medina y Paulina de Yepes.
Asistimos en ese periodo a dos grandes acontecimientos que marcaron la vida de todo el Carmelo femenino: La celebración del Centenario de la muerte de San Juan de la Cruz y la escisión de los Monasterios en dos Constituciones que rompió la unidad de la Orden querida por N. Santa Madre.
Existe abundante documentación sobre los dos eventos, por lo que nos limitamos a constatar la fidelidad de todas las Comunidades de nuestra asociación. Fueron momentos de gran sufrimiento, que se afrontaron con realismo y claridad de visión.
Logros positivos fueron:
1º La primera reunión de los Consejos de las tres Asociaciones de España con Ntro. P. General, promovida por la nuestra y que se abrió también a las tres provincias que aún no contaban con Asociación Cataluña, Navarra y Burgos.
2º El curso de Liturgia, impartido por el P. Manuel Diego a todas las Comunidades, en tres años.
3º La asistencia de algunas hermanas de nuestra Asociación al cursillo para jóvenes profesas en Guadix, y al de formadoras en Évora, organizados por la Asociación de Andalucía y dirigidos por el P. Felipe Sainz de Baranda.
4º La implantación de la Asamblea y renovación de los Estatutos.
5º El ingreso de las comunidades de Alba y El Rosal en nuestra Asociación.
6º Como ya queda indicado, la aceptación total y entusiasta de las Constituciones renovadas, ¡al fin! por las Comunidades.
Entre las sombras, que también las hubo, es de destacar la imposibilidad de atender a las peticiones de personal pedida por algunas Comunidades, especialmente de Loeches que, como bien sabéis, tuvo que ser socorrida por la generosidad de la Comunidad de Daimiel, con el buen resultado que también conocéis.
En el terreno de la formación permanente, se matricularon todas las Comunidades en el Instituto Internacional de Teología a Distancia, para seguir el Plan de Formación para la Vida Contemplativa.
La relación con las otras Asociaciones se incrementó notablemente en este periodo, y el Boletín “Compartiendo” fue ganando en contenido y presentación.

CUATRIENIO 1993 – 1997
Con la celebración de la 1ª Asamblea de la Asociación, tenida en el Centro de San Juan de la Cruz de Segovia, del 4 al 8 de Octubre de 1993, con la asistencia de nuestro Padre General Camilo Maccise y la representación de los 15 Monasterios que formaban la Asociación en aquel momento, se abre un nuevo periodo de crecimiento.
El nuevo Consejo estaba formado por Hna. Teresa de Tordesillas, pero entonces en Toledo, reelegida Presidenta; Consejeras: Hna. Consuelo de Tordesillas, Inmaculada de Valladolid, Sonsoles de Alba y Mª Inés de Toro. El P. Segundo, según los Estatutos, no podía ya ser reelegido, por lo que en esta Asamblea se despidió, no sin sentimiento reprimido de las asistentes, y de él mismo, que impulsó y acompañó desde el primer momento la creación y el desarrollo de la Asociación.
La Asamblea, con el espaldarazo del P. Camilo y sus valiosas orientaciones, encaminó los pasos de la Asociación hacia la adultez.
Con la ayuda del nuevo Asesor, P. José Damián Gaitán, elegido por amplia mayoría en la que se vio palpable la acción del Espíritu (pues al fin venció su resistencia inicial a aceptar el cargo después de casi tres meses de incertidumbre) alcanzó su pleno desarrollo en cuanto al número de Monasterios: Se incorporan las Comunidades de El Rosal, Carrión de los Condes y Palencia. Este mismo año de 1995 se unen también a nuestra Asociación tres Monasterios de la Provincia Carmelitana de Burgos: Burgos, Oviedo y Telde,
que fueron recibidos con inmensa y fraternal alegría por todas. En total 21 Monasterios.

FORMACIÓN
Como en todas las etapas, la formación mantuvo el primer puesto en la solicitud del Consejo y comenzaron los cursos anuales de Segovia, en dos tandas, para que pudiera asistir mayor número de Hermanas.
Los dos primeros años los impartió el P. Augusto Guerra OCD, en Segovia. El tema de 1994 fue: “La Oración” y el de 1995: “Espiritualidad del siglo XX”.
En 1996, sobre Santa Teresita, por el P. Antonio Olea OCD, y en 1997 “Cristología” con el P. Espinel OP, y otro con el P. Pedro Tomás Navajas OCD. sobre el tema: “Acompañamiento espiritual y vocacional”.
También el P. Gaitán impartió un cursillo para jóvenes profesas en Alba sobre el documento: “La vida fraterna en Comunidad”.
El documento “Pastoral vocacional en las Iglesia particulares” se estudió en un cursillo para Priora s y formadoras, confrontándolo con la “Guía para la Formación Inicial” elaborado por un equipo de Hermanas elegido para este tema.

HISTORIA
El P. Diego dio dos cursillos prácticos de archivística en Toro y en Toledo respectivamente, al que asistieron algunas Hermanas. Nuestro agradecimiento más sincero a la labor y entrega de este Padre que durante 8 años dedicó sus vacaciones a estos fines formativos, dando como fruto el lograr la unificación en nuestras celebraciones litúrgicas.
Las jóvenes tuvieron un encuentro con N. P. General Camilo Maccise en Segovia de 2 al 8 de Diciembre de 1996, al que asistieron Hermanas de otras Federaciones de España. Animadas por el Consejo, varias Hermanas se matricularon en “Cursos de Espiritualidad a distancia” en diferentes materias, y que las ha capacitado para ser ellas las que actualmente los están impartiendo.

RELACIÓN CON OTRAS FEDERACIONES
En este periodo se incrementó la relación con las 4 Asociaciones formadas a raíz del 9l.
En Septiembre del 1995 tuvo lugar el Primer Encuentro de los 5 Consejos y Asesores con el P. Camilo Maccise, en el que se determinó que estos encuentros se celebraran cada cuatro años.
El 27 de julio de 1995, la Asociación queda inscrita en el Registro de Entidades Religiosas con el N° 3728 SE / D.
Se mantiene relación telefónica y epistolar de la Presidenta con la Secretaria General de la CONFER, que desde entonces envía la documentación que pueda interesamos.
A partir de marzo del 94, la Presidenta se encarga de enviar mensualmente la Hoja “Familia Teresiana, como vehículo para una información más rápida entre todas las Comunidades.
Se incrementan las reuniones del Consejo y las visitas de la Presidenta y Consejeras a las Comunidades, lo que crea lazos más fuertes de unión y cercanía.
El Centenario de Santa Teresita se celebró con entusiasmo y mucha colaboración de las Comunidades. El número de “Compartiendo” dedicado a él da fe de ello. Estudio de sus manuscritos, concurso de poesías, liturgias para Vigilias, etc….
Como viene siendo una constante de la vida de la Asociación, las sombras de los períodos de crecimiento tiene mucho que ver con la penuria de vocaciones, pues no se pueden cumplir todos los objetivos que están a la raíz de la Federación, por ejemplo, la ayuda de personal. Es el caso de la Comunidad de Alba de Tormes, en la que fracasa ron los proyectos viables que en aquellos momentos podíamos ofrecer. El Señor, que dirige la historia, actuará cuando menos lo pensemos.
En 1996 se creó el Equipo de Promoción Vocacional con cuatro Hermanas jóvenes, para la animación y orientación de las Comunidades.
Las metas conseguidas en estos años se deben en gran parte a la progresiva mentalización de las Comunidades y sobre todo al empuje y dedicación del P. Gaitán, que alentaba y secundaba los vacilantes pasos del Consejo, desde su puesto de Asesor. Para él, nuestro agradecimiento y sentimiento por dejamos tan pronto, pues en la misma Asamblea que daba fin al cuatrienio y antes de elegir al nuevo Consejo, nos comunicó su determinación de no aceptar la reelección, si pensábamos en él. Continuó hasta marzo 1998, en que expiraba el
trienio de su nombramiento oficial.

TRIENIO 1997 – 2000.
FEDERACIÓN “SAN JOSÉ”
Con la II Asamblea, celebrada en Segovia del 2 al 8 de Noviembre de 1997, acompañadas también por el P. Camilo Maccise, comenzaba nuevo periodo de crecimiento para la joven Asociación, que en esta ocasión, y con el parecer de las asistentes, dentro de las enmiendas o aclaraciones hechas para la renovación de los Estatutos, empezó a ser “Federación San José Castilla – Burgos”.
El día 5 de noviembre, tras los escrutinios de los votos de todas las Hermanas de la Asociación, salió elegida Presidenta Hna. Consuelo de Jesús Sacramentado, de la Comunidad de Tordesillas. El día 6 las asambleístas eligieron las Consejeras por este orden: 1ª Isabel de Burgos, 2ª Sagrario de Loeches, y 3ª Mª Teresa de Oviedo, 4ª Mª Teresa, de Medina del Campo.
Los informes de las responsables de los diferentes “servicios” a la Asociación daban testimonio del trabajo de hormiga que vamos haciendo, siempre adelante. La lectura por Mª Teresa de Oviedo, sobre Fusiones y Reestructuraciones de Monasterios, trabajo encargado por el Consejo saliente, ponía el dedo en la llaga del terna que debía ser caballo de batalla en el periodo que comenzaba, que en las enmiendas a los Estatutos
volvió a ser de un trienio, como al principio.
El 13 de Enero de 1998 se aprobaban en Roma los Estatutos renovados que son los actuales, en este año 2004.
El tema del P. Asesor fue uno de los principales en la primera reunión del Consejo, en Enero de 1998, en Oviedo. El resultado del escrutinio de los votos dio por resultado la reelección del P. Gaitán a pesar de conocer su determinación de no aceptar. Ante su negativa y tras consulta al P. General, que nos animó a hacer la experiencia de caminar solas, así se hizo después de nueva consulta a las Comunidades.
La experiencia, cada vez más acuciante, de la falta de vocaciones y del envejecimiento de las Comunidades, convirtió “las fusiones” en tema estelar de las reuniones del Consejo, que con firmeza trabajó por encontrar caminos en lo que podía, dada la autonomía de los monasterios, que se resistían a desaparecer.
Hubo un momento de esperanza, con la experiencia del traslado temporal de toda la Comunidad de Villagarcia a la de Alba de Tormes. La decisión generosa y altruista de las Hermanas de Villagarcia fue admirada y agradecida por toda la Federación, ya que Alba, depositaria de los restos morrales de nuestra Santa Madre, era el objetivo principal de los esfuerzos por reforzar nuestras Comunidades. Como bien sabemos, el proyecto no prosperó yeso puso un freno aún mayor a la leve aurora, que parecía vislumbrarse en el horizonte.
Las reuniones con los Consejos de las cinco Federaciones siguieron manteniéndose y así en 1998 se reunieron en Segovia con N. P. General, siendo la novedad de esta reunión que un grupo de veinte Padres acudieron desde Ávila, con el P. Ulrich a la cabeza, y convivieron unas horas Hermanos y Hermanas en provechosas pláticas y cambio de impresiones, como se historió con detalle en el n° 15 de “Cuadernos Compartiendo”.
Las reuniones anuales de Presidentas y primeras Consejeras siguieron celebrándose. En la del año 2000 se invitó a las Presidentas de París y Alemania, acompañadas por Cristina de Mararó como intérprete. El último día asistieron también los Provinciales y Asesores. La comunicación con NN. PP. crecía en fraternidad y a todos nos enriquecía.
Secundando las iniciativas del P. General, que abogaba por una relación nueva y más fraterna entre Padres y Madres (y como continuación del encuentro tenido con los dos PP. Provinciales en Palencia, en el anterior trienio), fuimos invitadas al Capitulo Provincial de los PP. de Castilla la Presidenta y una Consejera y al de los PP. de Burgos la 1 a Consejera. Nuestra experiencia fue muy positiva en cuanto a fraternidad y a interés de los Padres por todo lo nuestro.
En el año 2000 se reunieron los Consejos Provinciales de Castilla y Burgos con el de nuestra Federación en el Centro de Espiritualidad de Valladolid, estrechando los vínculos de las dos ramas del Carmelo
Otro fruto de este trienio fue el 2° Cursillo para jóvenes profesas de las Federaciones de España. Por primera vez se invitó a una mujer, religiosa y psicóloga para tratar el tema “Afectividad y relaciones humanas”. Esta experiencia fue muy positiva. El P. Ulrich también participó con tres conferencias muy interesantes, especialmente la que versó sobre la empatía en Edith Stein.
En la Asamblea de 1997 se vio la necesidad de programar cursos para las formandas en alguno de nuestros Monasterios, impartidos por Hermanas de preparadas la misma Federación.
Tras consulta a las Comunidades se escogió Burgos como Casa de Formación, bajo la dirección de M. Isabel, la Consejera. Se creó también el Equipo de Formación que preparará estos cursos: materias, profesoras, evaluaciones, etc. Empezó a funcionar en 1999 y continúan superando dificultades y, generalmente, mejorando en todos los sentidos. Es uno de los mejores logros de nuestra Federación.
La Formación Permanente siguió con los cursos anuales en Segovia (en el año 2000 en Santa María de Huerta Soria). En el Desierto de las Palmas (Castellón) comenzaron los Cursos Interfederales para Formadoras, asistiendo once Hermanas de Nuestra Federación.
A nivel comunitario se estudiaron los cursos monográficos del Instituto de Teología a Distancia, siendo elogiados los trabajos enviados, por los profesores.
Para el estudio de “LA RATIO” enviada por el Centro de la Orden, se pidió a Hª M” Luisa de Villagarcía unas pautas para facilitar esta tarea que, dada su competencia, ayudó bastante a las Hermanas.
El Equipo Vocacional se reunió periódica mente para preparar y animar las Pascuas Juveniles que se celebraron en Burgos, Medina, Salamanca, Toledo y Toro. Tuvieron reuniones con las Delegadas y Delegados vocacionales de las Comunidades y Provincias.
En este aspecto de la Formación se han dado pasos de gigante en este trienio. Aquí queda someramente resumido, para no alargar y porque están en la mente de todas.
La “jovenadulta” Federación se preparaba para nuevas conquistas en el siguiente trienio que comenzaba con la III Asamblea.

TRIENIO 2000 2003
En Noviembre del año 2000 se celebró la III Asamblea de la Federación, en Segovia. El P. General Camilo Maccise nos acompañó tres días. el primer día fue Mons. Luis Gutiérrez, Obispo de Segovia y Presidente del Secretariado de Obispos y Religiosos de la Conferencia Episcopal Española el que dirigió a las asambleístas unas palabras, seguidas de un profundo diálogo sobre nuestra situación y el asunto tan importante de la autonomía de los Monasterios. El resultado de las votaciones fue el siguiente:
Presidenta: M” Teresa de Oviedo, la 1ª Consejera. Mª Teresa de Medina, 2ª Consuelo de Tordesillas, 3ª Mª Teresa de Salamanca y 4ª Mª José de Villagarcía.
Recordando los desafíos que se propusieron en la Asamblea del 1997, el nuevo consejo asumió los compromisos que se formularon entonces, como camino a seguir en su servicio a la Federación.
Estos compromisos fueron:
1 ° Continuar con el proyecto de formación, en especial el de la formación inicial.
2° Iniciar un camino de posible fusión de Monasterios.
3º Iniciar una experiencia de “Carmelo de Acogida”.
4° Dar respuesta a la petición expresada por las profesas solemnes m.is jóvenes, para una formación específica a nivel humano espiritual.
Se puede decir que el Consejo trabajó con dinamismo ejemplar en llevar a cabo este programa en lo que estaba de su parte, sin ahorrar esfuerzos ni desistir ante las dificultades, que no fueron pocas.
En cuanto a la formación, se siguió con los cursos a las formandas con profesoras de nuestros Monasterios, y a la Comunidad de Burgos se añadió la de Oviedo, como sedes de Casas de Formacion. Para la formación permanente, se mantuvieron los dos cursos anuales en Segovia.
Terminó el primer ciclo de los cursos interfederales para formadoras y se inició uno segundo, también dc tres años.
l.as Comunidades han estudiado la “Lectio Divina” con cl material y directrices del Centro de la Orden,
Una Hermana de nuestra Federación formó parte del Equipo Internacional creado para hacer la redacción final de la RATIO, en Lisieux, y la tradujo al español para todos los Carmelos de lengua hispana.

FUSIONES
Dado el progresivo envejecimiento de nuestras Comunidades y la falta de jóvenes, era imprescindible tratar de encontrar solución a este grave problema. Tras algunas consultas a las Comunidades y a cada una de las Hermanas, 7 Monasterios emprendieron un difícil camino de posibles fusiones, ayudadas por una religiosa de vida activa, de confianza para las siete Comunidades. Al final de su estudio y visita a los Monasterios dio su parecer, ofreciendo una solución que no fue aceptada. Sin cmbargo la experiencia fructificó en mayor conocimiento y cercanía de esas Comunidades.

CARMELO DE ACOGIDA
Mejor suerte corrió la inicintiva del Carrnclo de Acogida, tanto, que puede llamarse el proyecto estrella del trienio, pues se ha visto desde el principio el interés y colaboración de todas nuestras Comunidadcs.
Entre algunos otros ofrecimientos, que luego no cuajaron, fue la Comunidad de Salamanca la que se ofreció para este servicio a la Federación, en un gesto de disponibilidad y generosidad que merece toda nuestra admiración y agradecimiento.
La capacidad organizativa y la “parresia ” de la Hna. Presidenta, con la buena disposición de las Comunidades, hicieron el milagro de sacar de la nada el dinero suficiente para iniciar las obras de adaptación del convento y hospedería, que no han sido pocas, y que ya van llegando a su fin. Muchas han sido las dificultades, no sólo económicas, a las que ha habido que hacer frente. Confiamos que con la mano providente de Dios Padre llegue a su fin este hermoso proyecto. Mucho ayudó el conocimiento personal y directo de los Carmelos de Acogida de Francia, que visitaron la M. Presidenta y 3ª Consejera, quienes fueron acogidas muy fraternalmente por nuestras Hermanas del país vecino.

GRUPO DE JOVENES
Como respuesta a la petición del grupo de jóvenes profesas se iniciaron reuniones con el acompañamiento de una religiosa psicóloga que las ayuda en estos momentos difíciles por 1os que pasa la Vida Consagrada. Las reuniones, tres anuales, las están ayudando a conocerse mejor y a tener entre ellas una relación más profunda y sincera. Desde aquí van contribuyendo a que también crezca la comunicación dentro de las Comunidades. Cada tres años se organiza una reunión abierta a todas las jóvenes de las otras Federaciones de España para fomentar la unión y el conocimiento entre esta juventud que tendrá que afrontar, todas juntas, problemas aún mayores que los que ahora vivimos.
El Consejo de la Federación se reunió ocho veces en el trienio, en diferentes Monasterios, y siguieron realizándose las visitas de la Presidenta y consejeras de las Comunidades. La Asamblea del 2003, que siguiendo la costumbre se celebró en “nuestra casa” de Segovia, se clausuraba el domingo de Cristo Rey dando fin a este trienio rico en iniciativas que emplazaban a nuevos logros en el futuro. EI actual Consejo salido de esta Asamblea toma el relevo en la dirección de la Federación, para un nuevo trienio cargado de esperanzas y retos a que hacer frente. Lo componen, como Presi; 3ª, Sagrario de Loeches y 4ª, Eladia de El Rosal.
Llegamos al fin de esta relación con el convencimiento de que la joven Asociación-Federación ha sabido caminar con pasos seguros, alcanzando siempre nuevas metas, y sin desfallecer ante los errores que, como en toda obra humana, pueden haber existido, guiada siempre por el deseo de dar respuesta a lo que la Iglesia nos pide en el hoy que nos toca vivir.
Esperemos que la ayuda divina siga marcando el camino de crecimiento en el amor a todos los niveles que, a fin de cuentas, es la única asignatura en la que vamos a ser examinadas.