La Hiedra y el Ciprés

Noticias on 9 Jul , 2017

Toledo, 6 jul (EFE).- El convento de las Carmelitas Descalzos de Toledo acoge desde hoy la exposición “La Hiedra y el Ciprés”, una exposición dedicada a la vida de Santa Teresa compuesta por medio centenar de piezas del patrimonio conventual de Carmelitas Descalzos, cuyo centro es una réplica de la celda de la religiosa.

El prior del convento de las Carmelitas Descalzos y comisario de la exposición, Ricardo Plaza, ha explicado a los periodistas durante la inauguración de la exposición que esta muestra, para la que no hay prevista una fecha de cierre, podrá visitarse gratuitamente pero con cita previa.

El prior del convento ha apuntado que no es una exposición al uso, sino que es algo más porque encontrarán piezas artísticamente “importantes” pero también objetos cotidianos, porque de lo que se trata es de dar imagen a la vida y obra de Santa Teresa de Jesús.

Además, el comisario ha indicado que el título “La Hiedra y el Ciprés” se hace alusión a la vegetación perenne como símbolo de eternidad y, además, se muestra una reliquia de una hoja de hiedra que plantó Santa Teresa, con lo que se quiere lanzar un mensaje para que el visitante medite sobre la eternidad.

Plaza ha afirmado que, con esta exposición, el convento de Carmelitas Descalzos de Toledo ha querido sumarse a la celebración de Toledo 30 aniversario como ciudad Patrimonio de la Humanidad y a la conmemoración del año jubilar Teresiano que, si bien desarrolla sus actos centrales en Ávila, el convento toledano también quiere ser partícipe de ello, ya que forma parte de dicha congregación.

El comisario de la exposición ha declarado que una de las piezas más importantes, que no es la “más artística” pero sí es el centro de la exposición y uno de los objetos más representativos, es la reproducción de la celda de Santa Teresa de Jesús, ya que este espacio es el centro de la vida de las religiosas de carmelitas descalzos, ya que es ahí donde realizan muchas tareas diarias, como el estudio.

Plaza ha recordad que Santa Teresa estuvo varias veces en Toledo y que ella tenía mucho “cariño” a la ciudad, porque decía que el temple de esta tierra “le venía muy bien” y que incluso se refería a a Toledo como su “casa de descanso”.

El prior del convento ha resaltado que es “muy importante” el color en la exposición, ya que es una muestra de los sentidos donde la tonalidad acompaña.

En este sentido, Plaza ha destacado que el color rojo es el primero que aparece y simboliza la humanidad de Cristo y la encarnación y junto a este se encuentra el color gris, que se utiliza para que la gente se concentre, ya que es la “ausencia de color y de información para que nadie moleste”.

Y por último el blanco, que es el color de la cal con la que se pintan las celdas, ya que según la tradición hay que encalar el convento.

Por su parte, el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha señalado que el convento de Carmelitas Descalzos donde se encuentra la exposición “tiene algo de Santa Teresa”.

Rodríguez también ha recordado que cada vez que Santa Teresa pasaba por la Puerta de Bisagra, “todos salían a recibirla” y ha bromeado al resaltar su carácter viajero que le hacía a realizar a pie el trayecto entre Toledo y Ávila, unos desplazamientos que hacía con frecuencia aunque “no viajaba en AVE”.

Por último, el arzobispo ha manifestado que, a pesar de que a Santa Teresa se la relaciona con Ávila, su estancia en Toledo “se quedó marcada en su alma”. EFE